Las personas aprovechamos cualquier rayo de sol para estar fuera de casa, pero hay épocas en las que las inclemencias del tiempo nos lo impiden. En otoño e invierno, por ejemplo, pasamos muchas más horas en nuestro hogar a causa de las lluvias y el frío, por lo que estar rodeados de una decoración que nos dé calidez y cree una atmósfera acogedora.

Dentro de esta decoración, la luz adquiere una importancia especial: no sólo nos da vida, sino que es un elemento que proporciona mucho juego dentro de cualquier vivienda. ¿Sabes cómo sacarle el máximo partido y cómo iluminar  un piso? Te lo explicamos.

La luz natural, será siempre tu aliado principal

¿Sabías que las personas somos mucho más felices cuando nos da la luz del sol? Hay muchos estudios que ligan nuestro estado de ánimo y felicidad a nuestra exposición al sol y a la duración de la luz del día.

En otoño e invierno los días son más cortos y más grises, pero eso no tiene por qué significar que en tu casa no entre la luz del sol. El truco está en aprovechar todas las ventanas de las diferentes estancias de tu vivienda para dejar que entre la luz y aprovechar hasta el último rayo de luz natural.

¿Cómo puedes hacerlo? No coloques grandes objetos delante de las ventanas que puedan taparlas, como muebles o plantas de gran frondosidad, y evita el uso de telas oscuras y de textiles gruesos. Si utilizas cortinas o estores de telas como lino en un tono pastel será mucho más sencillo que la luz no choque con nada y no se difumine.

Lámparas sí, pero con criterio

Por mucho que haya épocas en el año en las que se necesite una mayor cantidad de luz artificial, de nada sirve llenar la casa de lámparas. En primer lugar, porque pueden llegar a recargar la estancia y que el ambiente se haga pesado; en segundo, porque es mucho más importante dónde se coloquen y la intensidad lumínica (vatios) de la bombilla. El famoso dicho “menos es más” se puede aplicar muy bien en este caso.

Si buscas iluminar amplias estancias, las lámparas de techo son muy útiles y tienden a cubrir muy bien toda la superficie. Este tipo de lámparas también son fundamentales para las habitaciones con un número de metros cuadrados reducido, ya que no ocupan espacio en las paredes, suelo o mesas y te dan más libertad para que llenes el espacio de otros artículos.

Las lámparas de pie utilízalas en puntos estratégicos, como al lado de una butaca o en un rincón libre que tengas cerca de un mueble grande. De esta manera, todo estará en armonía y la luz te proporcionará la iluminación que necesitas para, por ejemplo, leer, o para que no queden rincones en penumbra absoluta.

Los flexos son una buena opción para zonas de escritorio, ya que es importante que esta zona cuente con toda la iluminación necesaria para hacer tareas de escritura o lectura sin que tus ojos sufran por ello. Las mesillas de noche o mesas auxiliares que estén cercas de sofás o camas también son zonas útiles para colocar estas lámparas más pequeñas, ya que ese foco de luz viene muy bien en momentos puntuales (por ejemplo, antes de irte a dormir por la noche o cuando quieres una pequeña luz de fondo en el salón mientras ves una película).

Tendencias en lámparas

El estilo vintage, el estilo clásico y el estilo rústico serán las tendencias que triunfarán en lámparas la próxima temporada. Por ello, te propone esta lámpara de flecos verde esmeralda para la biblioteca o el salón, al que conseguirás dar un aire vintage sin mucho esfuerzo.

No obstante, si tienes en mente un estilo más natural y simple, una lámpara transparente de cristal y tulipa de lino rústico será tu gran aliada.

www.blancogrupo.com